Agenda tu cita ahora

El virus del papiloma humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual que ostenta un alto índice de contagio entre la población. Es por ello que se pone énfasis en los procedimientos de diagnóstico que nos ayudan a prevenir, identificar y tratar a este virus. Entre estas técnicas de diagnóstico y prevención tenemos:

Pruebas de biología molecular:  permiten analizar el material genético de la muestra para determinar la presencia del virus del papiloma humano y especificar qué tipo de virus es con el que estamos infectados, ya puede ser tanto de bajo como de alto riesgo de malignidad.

Citología Cervical (Papanicolaou): Comúnmente se conoce como “Papanicolaou”, es un estudio que permite analizar al microscopio las células tomadas del cuello del útero (matriz) para observar los cambios que presentan estas células y si éstos se pueden asociar a alteraciones producidas por el Virus del Papiloma Humano.

Colposcopia:  Procedimiento diagnóstico en el cual se utiliza un colposcopio con lentes de diferente magnitud e iluminación que permiten tener una visión magnificada del área que se está evaluado. Permite la distinción entre áreas normales y anormales a través de la aplicación de diferentes sustancias especiales.

Biopsia: es un procedimiento diagnóstico por medio del cual se obtiene una porción de tejido para su posterior análisis a nivel microscópico, tanto para confirmar diagnóstico como para especificar el grado de afectación de la enfermedad.

Biomarcadores celulares: se utilizan para identificar ciertas proteínas de las células que van a sufrir alteraciones dependiendo de la afectación que éste produciendo el virus. Son técnicas muy novedosas que se usan en casos particulares que se seleccionan según la evaluación médica.

Te recordamos que el VPH se manifiesta de diferentes maneras de persona a persona, por lo que lo más indicado es acudir a una valoración con el especialista, el cual te dirá cuál es el mejor procedimiento a seguir.